Google y YouTube se unen para proteger la propiedad intelectual

Google y YouTube se unen para proteger la propiedad intelectual

La propiedad intelectual se articula como un conjunto de derechos que se ofrecen al autor de una obra con el objetivo de promover el desarrollo científico y técnico y, a su vez, animar a que otros autores desarrollen obras para enriquecer nuestra sociedad. Los derechos que se otorgan al autor se pueden dividir entre derechos morales y derechos económicos o de explotación. Entre estos últimos, se encuentran los derechos de reproducción, distribución, comunicación pública y transformación.

 

En el panorama actual en el que convivimos con las tecnologías de la información, estos derechos de autor pueden verse vulnerados fácilmente. La legislación nacional e internacional contempla la vulneración de los derechos de autor en la red, sin embargo, dadas las circunstancias, es muy difícil la aplicación de la norma. Es decir, resulta casi imposible encontrar al infractor de los derechos de autor, menos aún, encontrar un remedio que satisfaga o indemnice al autor por haber sufrido un ataque.

 

A la gran variedad de normativa nacional e internacional se suma, en el ámbito de Internet, las condiciones de uso de las páginas web que acogen contenido protegido por derechos de autor. Se trata de plataformas digitales que, en un principio, se podrían considerar ajenas a la piratería de contenidos. Sin embargo, estas plataformas son presionadas para colaborar con la erradicación de la piratería por el papel tan importante que juegan.

 


 

 

¿Están tus hijos protegidos en Redes Sociales?

Visita nuestro Curso de Redes Sociales para Padres y aprende aspectos esenciales para proteger la privacidad de tus hijos en Redes Sociales para prevenir posibles ataques de terceros. Protégelos frente al ciberacoso, perfiles falsos y muchos más daños que podrían sufrir si no están bien protegidos.


 

Este es el caso de páginas como Google, Bing, YouTube o Facebook. Es cierto que estas plataformas no ejercen un control sobre el contenido, sino que hacen una mera “puesta a disposición” de los usuarios, pero, debido a las críticas que han recibido se han adaptado para ofrecer protección a los autores de obras protegidas. En este sentido, han habilitado medios y herramientas para la denuncia y control de los derechos de propiedad intelectual.

 

En el caso de Google se habilitó un canal de notificaciones para presuntas infracciones de los derechos de autor. Cuando esta herramienta se utiliza, Google cancela las cuentas de los usuarios que cometen infracciones reiteradas de acuerdo con el proceso establecido en la legislación estadounidense (Digital Millenium Copyright Act).

Sello de contenido protegido por DMCA

 

Además, se ofrece información para facilitar a los titulares de derechos la gestión online de sus derechos de autor. En el caso de que un usuario considere que sus derechos de autor se están viendo vulnerados, puede, asimismo, acudir al canal de notificaciones del Centro de asistencia de Google.

 

Una plataforma similar a la de Google fue incluida en Bing, el buscador de Microsoft. A pesar de que ambos buscadores distan mucho en su posición de notoriedad y utilización entre el público, solo el año pasado recibió unas 250 millones de peticiones de eliminación de contenidos que vulneraban el derecho de autor. En el caso de Google, el buscador eliminó alrededor de 1.000 millones de elementos.

 

Además de estos canales de notificación, encontramos, en estas plataformas, herramientas que permiten a los autores identificar vídeos en los que se divulga cualquier material protegido por derecho de autor de forma no autorizada. Estamos hablando de Content ID, herramienta que utiliza YouTube para identificar vídeos que vulneran la propiedad intelectual. Esta herramienta detecta, mediante algoritmos y parámetros, si un vídeo que contiene elementos protegidos por derechos de autor se ha publicado por otros usuarios de manera no autorizada.

 

La herramienta funciona de la siguiente manera:

En primer lugar, se consigue detectar el vídeo que vulnera los derechos gracias a la comparación con una base de datos de vídeos que previamente ha suministrado el poseedor de los derechos.

Una vez se ha detectado, la plataforma envía una notificación al autor (beneficiario de los derechos), y es este quien decide qué hacer con el vídeo infractor.

 

Las opciones que tiene el autor son las siguientes: silenciar su audio, bloquear el vídeo completo, obtener ingresos con el vídeo a través de anuncios, o bien hacer un seguimiento de las estadísticas de reproducción del vídeo. Es necesario señalar que estas opciones no se encuentran disponibles en todos los países, sino que dependerá de cada jurisdicción. Asimismo, YouTube dispone de un canal de notificaciones con respecto a la vulneración del derecho de copyright o derecho de autor.

 

Volviendo a los motores de búsqueda, debemos afirmar que estos buscadores constituyen una herramienta perfecta para localizar contenidos que atentan contra la propiedad intelectual.

 

Lo que ocurre con frecuencia es que los enlaces “pirata” se renuevan constantemente para evitar su localización y, por tanto, dificultar su eliminación. Sin embargo, el gigante de Internet, Google, ha decidido que no va a quedarse al margen, y pretende adelantarse a los movimientos de los “piratas”.

 

Google lo va a conseguir manteniendo una lista, que se encuentra en constante crecimiento, de URL que son susceptibles de infringir los derechos de autor, y ello aunque las URL ni siquiera hayan sido indexadas.

 

Estas URL no son eliminadas como tal, puesto que al no estar indexadas nunca fueron listadas en el motor de búsqueda. Lo que hace la empresa es crear una lista de bloqueo independiente, con lo cual, el sistema logra bloquear esas URL para que no aparezcan en sus resultados de búsqueda en el futuro.

 

Estas iniciativas por parte de las empresas en Internet deben ser aplaudidas, puesto que con ellas buscan reinventarse así como ganarse el “afecto” de los autores. Sin embargo, también los “piratas” buscarán nuevos sistemas y métodos para mantenerse en la red, por lo que con el tiempo encontraremos muchas más herramientas y métodos para proteger la propiedad intelectual en Internet.

 

¿Qué opinas? ¿Te parece bien que los grandes de Internet protejan la propiedad intelectual y los derechos de autor?

No Comments

Post A Comment

Share This