Nuevas tendencias en el trabajo [ + INFOGRAFÍA ]

Las nuevas tendencias en el ámbito del trabajo

 Como sabemos, las tecnologías han impactado en todos los ámbitos de nuestra vida, incluido el trabajo. El modo de realizar nuestras funciones ha cambiado mucho en los últimos años, y aunque el fin último de nuestro trabajo sigue siendo la productividad, el modo de conseguirla se ha ido adaptando a las personas.

 

Con unos trabajadores productivos se mejoran los resultados de la empresa, lo que permite que esta crezca y, en consecuencia, los empleados puedan compartir ese crecimiento optando a mejores puestos de trabajo, o a mejoras en las condiciones laborales.

 

Pero, ¿cómo conseguimos un entorno de trabajo que fomente la productividad? ¿depende todo de cuestiones externas al trabajador? La respuesta es no. Existen multitud de factores subjetivos que fomentan una mayor productividad de los empleados en el trabajo.

 

En los últimos años las encuestas demuestran que los jóvenes ya no buscan tanto un salario alto, sino un lugar de trabajo con un buen ambiente, donde el jefe sea uno más y se sientan valorados tanto personal, como profesionalmente.

 

Un poco de historia del trabajo

 

Remontándonos un poco en la historia, fue a partir del final de la Primera Guerra Mundial cuando se empezó a experimentar qué factores daban lugar a una mayor productividad en las fábricas. Fue así como la fábrica de Hawthorne, de la mano de Elton Mayo, se convirtió en la sede del estudio de adaptación humana al trabajo.

 

El estudio tenía como principal objetivo determinar la relación entre la satisfacción del trabajador y la eficiencia de los obreros en la producción. Así, se analizó en un primer lugar la correlación entre productividad e iluminación en el área de trabajo. Se regulaba la luz de las fábricas, y se estudiaba el comportamiento de los trabajadores. La conclusión fue la siguiente: a mayor luz, mayor productividad.

 

En una segunda fase se midió el ritmo de producción de acuerdo con el mantenimiento de las condiciones de trabajo y horario normales. Se introdujeron minutos de descanso por la mañana y por la tarde, y se estableció una semana de cinco días, teniendo el sábado libre.

 

El resultado fue que la productividad se vio aumentada debido a que se generó en los empleados un efecto motivador. De hecho, el investigador Elton Mayo sostuvo que el efecto del aumento de la productividad se debió, en su mayor parte, a la simpatía y el interés de los observadores en las funciones que los trabajadores llevaban a cabo. Es decir, por primera vez los trabajadores sintieron que alguien se interesaba por su trabajo.

 

Desde que Elton Mayo realizara estos estudios, se han producido muchos cambios en las relaciones laborales y, actualmente, tanto empresas como trabajadores demandan nuevas realidades laborales.

 

Los trabajadores, se ven más valorados, por lo que acuden felices a trabajar, lo que se traduce en una mejora de la productividad; por su parte, las empresas, se muestran a favor de dar más libertad a los empleados y compartir los resultados con ellos. Los jefes dejan de ser jefes, para pasar a ser líderes.

 

Una de las claves de esta tendencia es la estructura de la compañía. En el pasado, solíamos tener estructuras altas, es decir, existía una gran jerarquía. Esto generaba desmotivación entre los empleados, pues veían la posibilidad de ascender como algo remoto y difícil.

 

Ahora demandamos estructuras planas, todos los departamentos se encuentran al mismo nivel en la estructura de la compañía, no existen jerarquías ni estamentos entre los trabajadores. Esto genera motivación y compañerismo entre los empleados, y en consecuencia, un mejor ambiente de trabajo.

 

En cuanto a los horarios se tiende cada vez más a la implantación de un horario de trabajo flexible, es decir, existen ciertas horas de trabajo obligatorio, pero el empleado puede decidir cuándo entrar y cuándo salir.

 

La flexibilidad en los horarios se facilita también gracias a que con las nuevas tecnologías estamos conectados allá donde vayamos. Por lo tanto, podemos salir antes de la oficina pero seguir trabajando conectados en nuestro ordenador.

 

El horario de trabajo flexible supone que la empresa confía en sus trabajadores para que hagan el trabajo y cumplan sus objetivos, sin necesidad de estar atados por un horario rígido. La confianza depositada, genera, a su vez, motivación y ganas de permanecer en la empresa.

 

La información constituye un elemento clave para cualquier tipo de actividad laboral. En el pasado, el acceso a la información era confidencial, únicamente para aquellos autorizados y a menudo no se conocía en qué proyecto estaban trabajando los compañeros.

 

Ahora no es así. Ahora debemos orientarnos a un entorno laboral que incluya información compartida, es decir, que todos los trabajadores conozcan todos los proyectos que se ejecutan a su alrededor. Con ello no solo conseguimos que no haya secretos entre los compañeros, sino que además se da la posibilidad de compartir ideas.

 

Todo esto se consigue fácilmente con la inclusión de las nuevas tecnologías, como puede ser la tecnología nube en el lugar de trabajo, dando acceso a todos los empleados del departamento. La tecnología nube, además, permite el acceso de los empleados a la información en cualquier momento y lugar, lo cual facilita la inclusión de horarios de trabajo flexibles y del trabajo a distancia.

 

Los jefes dejan de ser jefes y pasan a ser líderes. Esto implica un cambio significativo con las estructuras antiguas. El superior está implicado como uno más en el proyecto, admite ideas y siempre está dispuesto a escuchar.

 

La idea de jefe que solo da órdenes, que suele ser cerrado al diálogo y contacta para comunicar problemas, no es efectiva. Por el contrario, alguien con quien puedes hablar, que felicita cuando algo está bien, produce bienestar y motivación entre los empleados.

 

Se producen cambios también en la forma de gestionar los ascensos. Estamos acostumbrados al modelo de compañía que sigue la escalera corporativa. Es decir, con una estructura alta, se prepara un plan de carrera para que el trabajador vaya ascendiendo por la estructura pasando por cada estamento de la organización.

 

Sin embargo, podemos encontrar personas más capaces para ciertos puestos que otras, debido, por ejemplo, a sus soft skills, sus habilidades y aptitudes personales. Asimismo, también encontramos personas que no están dispuestas a ascender, pues se sienten cómodas en su puesto de trabajo. Por ello, se deben dar las oportunidades de ascenso en función de las capacidades de cada uno, y no siguiendo una escalera corporativa.

 

Todas las iniciativas anteriores nos llevan a la creación de una compañía conectada, en la que no existe división por categorías. Los empleados trabajan juntos, en los mismos proyectos y de la mano de un líder.

 

Gracias a la introducción de las tecnologías se facilita la inclusión de un horario de trabajo flexible y del trabajo a distancia. Todo ello resulta en unos empleados más contentos, pues se sienten valorados personal y profesionalmente, y, en última instancia, se traduce en un aumento de la productividad.

 

Spartanhack apuesta por este modelo y ha implantado estas iniciativas. En tu empresa, ¿se han incluido mejoras de este tipo? ¿crees que se trabaja mejor en compañías que incluyen estas pautas?

 

Infografía Evolución del Trabajo

 

 

 

No Comments

Post A Comment

Share This