Programación: el lenguaje del siglo XXI - #spartanhack

Programación: el lenguaje del siglo XXI

La Programación es el lenguaje del siglo XXI

 

A lo largo de la historia ha habido distintas lenguas internacionales, o consideradas diplomáticas, como medio de comunicación entre locutores de diferentes países o de diferentes culturas. Durante la Edad Media, la lengua internacional por excelencia fue el latín; en los siglos XVI y XVII el español; en los siglos XVIII y XIX el francés; y desde mediados del XX hasta nuestros días el inglés.

La educación ha ido adaptándose a este cambio de lenguas y si bien en la época de nuestros abuelos se consideraba necesario aprender a hablar en francés, en nuestros días el inglés se exige para prácticamente cualquier puesto de trabajo. Sin embargo, la historia nos demuestra que ninguna lengua mantiene su hegemonía eternamente y ya en los años 90 se hablaba de cuál sería la próxima lengua internacional: algunos apostaban por el alemán, como lengua de la primera potencia europea; otros por el árabe, dado el número de países en los que se habla esta lengua; pero quizás la mayoría apostaban por el chino mandarín, pues China no solo es un país con un enorme potencial y uno de los más poblados del mundo, sino que además el chino mandarín es el idioma con mayor número de hablantes nativos (seguido del español con una diferencia de más de 500 millones de hablantes).

No obstante, los años han pasado y aunque a algunos pueda parecerles cosa de ciencia ficción, la lengua internacional por excelencia del futuro (y podríamos decir que del presente) no es ninguna de estas lenguas tradicionales, sino que es el lenguaje de las máquinas el que gobierna el mundo: el lenguaje de la programación.

 

EL IMPACTO DE LA INFORMÁTICA EN LA SOCIEDAD

 

Si para el siglo XIX la revolución industrial fue un hito que marcó el cambio del modelo económico y social, para el siglo XX la revolución tecnológica podría considerarse un hito equiparable o incluso superior. La creación de nuevas tecnologías al alcance de todos, la popularización de la informática y la creación de internet a finales del siglo XX abrieron el camino para que en el siglo XXI llegara la revolución de internet y la aparición de gigantes como Apple, Google, Microsoft, Amazon o Facebook que han cambiado definitivamente la manera de vivir de la sociedad actual.

Esta es la era de la informática y hoy en día grandes y pequeños utilizan los ordenadores o dispositivos electrónicos a diario. El desarrollo de la ciencia y la tecnología tiene un efecto directo en nuestra vida diaria y en nuestra vida social. La tecnología ha hecho posible la comunicación de una parte del mundo a la otra en segundos, pudiendo llevarse a cabo transacciones multimillonarias sin moverse del sofá. Sin lugar a dudas, el desarrollo de la informática y de la tecnología es uno de los mayores logros científicos del siglo XX que ha marcado la manera de vivir en el siglo XXI.

Si bien la informática y los ordenadores comenzaron siendo una potente herramienta para la gestión empresarial, la informática está presente hoy en prácticamente todos los ámbitos de nuestra vida:

  • Banca y finanzas: basta con estudiar las nuevas regulaciones bancarias para saber que la banca tradicional ha muerto. Las criptomonedas, como las Bitcoin, o las operaciones bancarias en internet son posibles y cada vez más seguras gracias a tecnologías informáticas avanzadas como el blockchain.
  • Ingeniería o arquitectura no pueden concebirse sin el uso de un ordenador.
  • Desde hace años la medicina utiliza la tecnología y los robots para su avances científicos.
  • El tráfico aéreo y de las carreteras se controla a través de sistemas informáticos.
  • El Derecho trata de ponerse al día regulando todo este entorno cambiante. Pero hasta la manera de trabajar de un abogado se ha visto afectada (o beneficiada) por las nuevas tecnologías.
  • El impacto de las herramientas TIC en la docencia tanto universitaria como escolar está cambiando la manera de enseñar y de aprender.
  • Con la llegada de internet y la posibilidad de adquirir bienes y servicios en la red nuestros hábitos de consumo han cambiado radicalmente.
  • La telefonía ha sufrido un cambio exponencial en los últimos veinte años, con la creación de smartphones que se han convertido en verdaderos ordenadores de bolsillo.

 

Podríamos seguir enumerando ejemplos, pero lo que es un hecho es que la tecnología y la informática nos rodea. Que nuestra forma de vida ha cambiado por este motivo también lo es. Saber manejarse en este nuevo entorno es imprescindible tanto a nivel personal como laboral y, por lo tanto, el fomento del estudio de las ciencias de la computación y con ello del aprendizaje de la programación como habilidad básica del siglo XXI debería ser una prioridad. Si la revolución tecnológica y la informática llevan transformando nuestro mundo desde finales del siglo XIX, la pregunta que nos surge es: ¿por qué no es un pilar de los planes de estudios escolares o universitarios?

 

FALTA DE PERFILES DIGITALES

 

La digitalización de la economía es uno de los factores más importantes detrás de la profunda transformación del mercado laboral y de la forma en que las personas trabajan, que probablemente se volverá aún más significativa en los años venideros. Este nuevo paradigma representa un gran desafío para los empleadores, los trabajadores y las autoridades públicas.

Como hemos visto, la transformación digital afecta a todas las industrias y a casi todas las áreas de una empresa. Hasta hace unos años la mayoría de las empresas, tanto a nivel internacional como a nivel nacional, aún carecían de una estrategia de transformación digital claramente definida. A finales del 2017, en cambio, las empresas han acelerado su proceso de digitalización y los equipos de recursos humanos buscan desesperadamente profesionales que gestionen estos cambios. La falta de talento digital es a día de hoy la principal barrera para la transformación digital.

La digitalización, por un lado, está favoreciendo la aparición de nuevas profesiones y la creación de nuevos puestos de trabajo y, por otro lado, ha contribuido a la modificación de algunas profesiones o puestos de trabajo existentes al cambiar (en diferente medida) los métodos de trabajo, la forma en que se llevan a cabo las tareas, los contenidos y los requisitos del trabajo y, como consecuencia, las habilidades necesarias para llevarlo a cabo. El desafío para las empresas es doble. En primer lugar, se enfrentan a la necesidad de formar a los trabajadores que deben adaptarse al cambio que provoca la digitalización. En segundo lugar, se enfrenten a la escasez de habilidades necesarias en el mercado laboral a la hora de contratar nuevos perfiles que gestionen la transformación digital.

Según varios estudios, este aumento de la demanda de habilidades digitales de los últimos años seguirá creciendo debido al progresivo número de empleos que requieren que los trabajadores utilicen las TIC y posean habilidades digitales. En España se estima que hay unos 350.000 puestos sin cubrir debido a la falta de perfiles capacitados en competencias digitales. Cifra que aumentará hasta los 3 millones para el 2020.

Es el momento adecuado para cambiar, dar un paso al frente y aprender todas estas habilidades que demanda la digitalización. Es hora de crecer. Es hora de crear. Programa tu futuro y apúntate a nuestro curso de Programación y Emprendimiento en nuestra Escuela de Negocios en Madrid.

Mariví Serrano Acitores

Antonio Serrano Acitores

 

No Comments

Post A Comment

Share This